¿Quién soy? Biografía de David Pinheiro

Empecemos por el principio:

cropped-David-cafè-millorat.jpg¡Hola!

Me llamo David; David Manuel da Silva Mourão Pinheiro, para ser exacto. Mi nombre prácticamente me delata: sí, es cierto, soy portugués. Tan portugués como el fado, el Algarve, las toallas, la saudade y el pastel de nata.

Viví buena parte de mi vida en un pueblecito pequeño y rural en el corazón de Portugal, a unos 100 km de Lisboa. Luego, cuando llegó el momento, me lancé con ganas a estudiar Musicología y Canto en la capital, donde integré de pleno el panorama musical y artístico de la ciudad como miembro del Coro de Câmara de Lisboa y del Coro Gulbenkian. Esa es una época que recuerdo con mucha nostalgia, con ternura y con… saudade.

El año 2004 supuso el inicio de un nuevo capítulo en mi vida. Llegué a Barcelona sin apenas conocer los idiomas, las costumbres o la historia, y estaba lejos de imaginar hasta qué punto la decisión de venir a Cataluña marcaría mi vida en todas sus dimensiones, pero lo cierto es que nuevas inquietudes y un nuevo proyecto de futuro se abrieron ante mí… no de pronto, pero sí sin posibilidad de retorno, y eso nos trae al presente.

Diez años han pasado sin que casi me diera cuenta. Después de años inmerso en el sector de la industria química y farmacéutica, concretamente en el ámbito de los ensayos clínicos con humanos, mi vida se desarrolla actualmente bajo la estrecha mirada del sempiterno Montseny, apacible y en buena compañía. Ahora me dedico en exclusiva a la traducción, actividad que me realiza como persona y como profesional, y en mis ratos libres, cuando no estoy delante del ordenador, suelo aprovechar para pasar el tiempo junto a mis verdaderas pasiones, Kina y Duna, mis dos perritas, contemplando sus juegos, sus correrías, sus muestras siempre sorprendentes de inteligencia y de lo bien adaptados que están los perros para convivir con los humanos, y, más veces que menos, participando activamente en esos juegos como un animal más, casi que como lo haría un padre orgulloso de sus niños.

Kina y Duna
Kina y Duna

A Kina, la más clarita, la encontraron unos niños paseándose toda solita cuando no tendría más que 1 o 2 meses de edad el día 8 de marzo de 2010, en Poblenou (Barcelona). Muchos os recordaréis de ese día por la nevada que lo cubrió todo. Por una cadena de acontecimientos insólita pero maravillosa, cuando tenía entre 2 y 3 meses aterrizó en nuestra casa y jamás volvió a pasear solita y desamparada. ¡De grande quiere ser futbolista, eso está claro, y talento no le falta!

Duna, la más oscura, nació el día 13 de agosto de 2012 aquí, en el pueblo, en casa de una vecina. La conocimos a las dos semanas y la adoptamos cuando solo tenía 1 mes y cabía en una mano. Es la pequeña de sus 8 hermanos, muy juguetona y buena pero también muy testaruda, gracias, quizá, a su genética de mastín. Todavía no sabemos qué querrá ser de más mayor… De hecho, yo diría que se resiste a hacerse mayor…

David Pinheiro, marzo 2014